viernes, 27 de septiembre de 2013

El Carpintero y la Vida


El Carpintero y la Vida



Un carpintero, estaba a punto de jubilarse. Le comunicó a su jefe, la decisión de dejar el negocio de la construcción, para poder llevar una vida más placentera junto a su esposa y así disfrutar los últimos años de su vida.

Su jefe, lamentó perder al mejor empleado. Pero antes de que se retirara definitivamente de su trabajo, le pidió que construyera una última casa.

El carpintero, accedió por compromiso. No puso mucho esmero, ni entusiasmo en el trabajo, como en otras épocas, no cuidó los detalles. Así que la construcción, no se veía muy bien, incluso los materiales que usó eran de inferior calidad.

Una vez finalizado el trabajo, el carpintero invitó a su jefe a visitarla. Hicieron un recorrido por la casa y al finalizar, le entregó a él las llaves de la puerta y le dijo:

Querido amigo, esta casa es tuya. Es mi regalo por todos los esfuerzos que pusiste en la empresa, durante 40 años.

El carpintero, con las llaves en sus manos y sus ojos llenos de lágrimas, agradeció el regalo, pero se sintió avergonzado, como nunca antes por esa actitud que le llevó a cometer ese tremendo error.


¡Qué desafortunada manera de terminar su carrera!



Si el carpintero hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, la hubiera hecho con absoluta dedicación. Ahora, no tenía otra opción que vivir en la propia casa que él había construido y no precisamente de la mejor manera.


Lo mismo se puede aplicar a nosotros. Construimos nuestras vidas de manera distraída, haciendo las cosas de cualquier manera, cuando deberíamos poner la máxima atención y cuidado.


Muchas veces, no damos lo mejor en nuestro trabajo, con nuestra familia, con nuestros amigos. Y no nos damos cuenta de que tenemos la vida que nosotros mismos hemos construido. Construyámosla con sabiduría.


“Tu vida hoy, es el resultado de tus actitudes y elecciones del pasado…


Tu vida mañana, será el resultado de tus actitudes y elecciones hechas hoy”

www.facebook.com/FRASES.ELOISA

jueves, 26 de septiembre de 2013

La luciérnaga y la serpiente


La luciérnaga


Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Aunque ésta trataba de alejarse de su perseguidora, no había manera de deshacerse de ella. Huyó durante dos días y la serpiente no dejaba de seguirla. Finalmente, al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga se detuvo y le dijo a la serpiente:

-¿Puedo hacerte tres preguntas?
-No acostumbro a dar explicaciones a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar lo que quieras, contestó la serpiente.
-¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? preguntó la luciérnaga.
-No, contestó la serpiente.
-¿Alguna vez, te hice algún mal? preguntó la luciérnaga.
-No, volvió a responder la serpiente.
-Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?
-¡¡¡Porque no soporto verte brillar!!!

Durante nuestra vida, andamos casi siempre en tinieblas. Nos hemos acostumbrado tanto a la oscuridad, que cuando vemos a alguien brillar, nos sentimos incómodos y molestos. Es como si brillaran en contra nuestro.

Dios es luz y también a Él lo rechazamos. Nos sentimos perseguidos como la serpiente cuando sentimos Su presencia, o cuando escuchamos Su palabra. Pero, si permitimos que la luz de Dios entre en nuestro corazón, empezaremos a brillar y dejaremos de andar en tinieblas, y ya nada más nos molestará.

Jesús, dijo y continúa diciéndonos:

“Yo soy la luz que alumbra a todos los que viven en este mundo. Síganme y no caminarán en la oscuridad, pues tendrán la luz que les da la vida” Juan 8:12



www.facebook.com/FRASES.ELOISA

martes, 24 de septiembre de 2013

AMOR DE MADRE



De niños creemos que mamá todo lo puede, que no siente cansancio, que no sufre... esa imagen que guardamos de ella con el tiempo no coincide con la que vemos cuando pasan los años... Entonces descubrimos que mamá también sufre, se cansa, está triste, no tiene fuerza, calla ocultando el dolor...

La vemos como un héroe sobrevivir a grandes tragedias, llevarnos de la mano conteniéndonos y mostrándonos la vida siempre del lado más bello...

De niños no entendemos sus lágrimas... de adultos nos preocupan... o no las comprendemos...

Así como nosotros necesitamos tantas veces de la protección de esos brazos fuertes, de la comprensión de nuestros gestos o de nuestros silencios, de nuestro dolor... ella también nos necesita...

Por eso debemos detenernos y observarla... abrazarla y hacer que sienta que estamos allí... que nos importa, que es valiosa... y de esta forma regresaremos a ella el más hermoso sentimiento que nos enseñó, el sentimiento que lleva paz y tranquilidad en los momentos difíciles de la vida, el que nos contiene, el que minimiza el dolor, el que nos hace luchar por nuestros sueños e ideales... pero por sobre todo nos enseña a dar sin pedir nada a cambio: El Amor.


www.facebook.com/FRASES.ELOISA

Cree en ti

Poema del Dr. Christian Barnard





El éxito comienza con el pensamiento



Si piensas que estás vencido, lo estás.

Si piensas que no te atreves, no lo harás.
Si piensas que te gustaría ganar pero no puedes, no lo lograrás.
Si piensas que perderás, ya has perdido.
Porque en el mundo encontrarás
que el éxito comienza con el pensamiento del hombre.
Todo está en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado
antes de haber su trabajo empezado.
Piensa en grande y tus hechos crecerán.
Piensa en pequeño y quedarás atrás.
Piensa que puedes y podrás.
Todo está en el estado mental.
Si piensas que estás aventajado, lo estás.
Tienes que pensar bien para elevarte.
Tienes que estar seguro de ti mismo
antes de intentar ganar un premio.
La batalla de la vida no siempre la gana
el hombre más fuerte, o el más ligero,
porque, tarde o temprano, el hombre que gana
es el que cree poder hacerlo.





www.facebook.com/FRASES.ELOISA

¿Cuál es?... (Reflexión)

www.facebook.com/FRASES.ELOISA


¿Cuál es?...

¿El día mas bello?
Hoy

¿El obstáculo mas grande?
El miedo

¿La raíz de todos los males?
El egoísmo

¿La peor derrota?
El desaliento

¿La primera necesidad?
Comunicarse

¿El misterio mas grande?
La muerte

¿La persona mas peligrosa?
La mentirosa

¿El regalo mas bello?
El perdón

¿La ruta mas rápida?
El camino correcto

¿El resguardo mas eficaz?
La sonrisa

¿La mayor satisfacción?
El deber cumplido

¿Las personas mas necesitadas?
Los padres

¿ La cosa mas fácil?
Equivocarse

¿El error mayor?
Abandonarse

¿La distracción mas bella?
El trabajo

¿Los mejores profesores?
Los niños

¿Lo que mas hace feliz?
Ser útil a los demás

¿El peor defecto?
El malhumor

¿El sentimiento mas ruin?
El rencor

¿Lo mas imprescindible?
El hogar

¿La sensación mas grata?
La paz interior

¿El mejor remedio?
El optimismo

¿La fuerza mas potente del mundo?
La fe

¿La cosa mas bellas de todo?
El Amor 


 madre Teresa

domingo, 8 de septiembre de 2013

Papi... No me pegues!



Papa:

No me pegues. Tus golpes no solo hieren mi cuerpo, ¡golpean mi corazón!

Me hacen duro y rebelde, terco torpe y agresivo.


Tus golpes me hacen sentir miserable, pequeño e indigno de ti… mi héroe,
me llenan amargura, bloquean mi capacidad de amar, crecen mis temores y nace en mí 
el odio.


Papi tus golpes me alejan de ti, me enseñan a mentir, cortan mi iniciativa,
mi creatividad y mi alegría.

No me des más golpes.

Soy débil e indefenso ante tu fuerza, tus golpes enlutan mi camino
y sobre todo, endurecen mi alma.


La fuerza de tu razón es superior a la fuerza de tus golpes,
si crees que no te entiendo aun, te prometo que ¡Pronto lo haré!

Más poderosos que tus golpes, más efectivos y grandiosos son:
tu afecto, tus caricias, tus palabras y tus besos.

Papito, tu grandeza no esta en el poder de tu fuerza física.

Eres mucho más cuando no necesitas de ella para guiarme.

Solo abrázame y permítete seguir siendo mi héroe... 
para toda la vida.

CARTEL DE VALORES



¡EDUCAR SIN VIOLENCIA!

Uno de los problemas más graves que presenta nuestra sociedad en la actualidad es la violencia, generada por los integrantes de la delincuencia organizada, los medios de comunicación (videojuegos, películas y demás), pero el origen más preocupante es la violencia en el hogar.
La violencia se propaga de generación en generación, y puede ser física, verbal y emocional. Por eso es muy importante que mantengamos la calma cuando se trata de educar a nuestros hijos.
Pero tal vez te preguntes, ¿Cómo le hago para NO darle nalgadas o pellizcar a mi hijo?
A veces, cuando no comprendemos bien a los niños, estos pueden ser frustrantes y hacer que los padres generen mucha cólera e ira, y en ocasiones te puedes sentir inclinada o inclinado a reprender a tu hijo o hija físicamente. Mis recomendaciones son:
  • Mantén la calma. Más allá de clásico “cuenta hasta diez“, es muy importante que sepas que es lo que pasa con tus sentimientos cada día para que no le vayas a soltar una cachetada a tu hijo. Tal vez puedas sentir frustración o enojo por situaciones en tu trabajo, en la relación con tu pareja, por problemas económicos, o por cualquier otro motivo personal o familiar. Es muy importante que reconozcas que es lo que te hace sentir mal, desde antes de tener que enfrentar a tus hijos y trata de interiorizar, relajarte y liberar el estrés durante el día, y sí, cuando vayas a explotar, aléjate mentalmente y cuenta hasta diez.
  • Conviértete en la parte prudente. Cuando un niño repela o rezonga, sobre todo si es adolescente, puede ser muy imprudente y decir cosas que te hieran o te molesten, ten en cuenta que el adulto eres tú y la prudencia debe venir de parte. La forma en que reacciones le dará un ejemplo a tu hijo o hija. Además de contar hasta diez, a veces es necesario alejarse, para que el niño también tenga oportunidad de calmarse. Le puedes decir con calma: “Voy a estar en el cuarto de al lado, para cuando quieras hablarme con respeto”.
  • Vive tu vida. Cuando estás muy estresado, y no has tenido tiempo de disfrutar actividades para ti, o con tu pareja u otras personas adultas, es más probable que reacciones mal y agredas físicamente a las personas que te rodean, aunque eso no justifica que lo hicieras. Sal a caminar, lee un libro, haz ejercicio, medita o reza. Convive con personas que sean afines a ti, o haz algo que disfrutes mucho.
  • Dale alternativas. Cuando los niños se ponen más necios es cuando están aburridos, mientras más pequeños, es más fácil que se aburran, ya que se concentran poco tiempo en cada actividad, y en ocasiones quieren llamar tu atención a través de un comportamiento que te moleste. Si le dices “No avientes esa pelota en la casa” es recomendable que lo complementes con “mejor juega con tu bicicleta media hora”. O por ejemplo “No molestes a tu hermano, aquí están unos colores para que me hagas un dibujo”.
  • Usa frases directas. Los niños entienden si somos directos y las frases son cortas. Por ejemplo si le gritas desde tu silla “Fulanito: ya te he dicho un millón de veces que me hagas caso, si te sale sangre de la cabeza no vengas llorando conmigo” no le estás diciendo lo que realmente quieres, sería recomendable que te pararas, lo tomaras del brazo con firmeza, y sin lastimar y le dijeras “Bájate de esa escalera y siéntate a mi lado”
  • Infórmale con anticipación: Los niños tienen ataques de cólera o hacen berrinches cuando se sienten impotentes ante una situación. Si está jugando con el vecino, antes de suspender su actividad avísale que le quedan 5 minutos antes de que se vaya, recuerda que el juego es importante para él o ella y de ésta forma le das oportunidad de cerrar la actividad sin causarle frustración. Nuevamente sé firme, cinco minutos son 5, no diez.
  • Enséñale con reacciones lógicas: Si le das nalgadas a tu hijo o hijo porque rompió una maceta de la vecina, no aprenderá una lección lógica, más bien puede aprender que es mejor decir mentiras, culpar a alguien más o que es mejor ocultar que se equivocó. Además es preferible que actué por espeto y no por miedo. Así que mejor dile con firmeza, pero sin gritar: “Rompiste la maceta, ¿Cómo lo vas a reparar? tal vez sea necesario que corte el césped de la vecina, o que tenga que lavar su coche. Así aprenderá que los errores son parte natural de la vida y que todo tiene una consecuencia, pero sin lastimar si autoestima.
Aunque parezcan muy leves, las nalgadas, pellizcos,  incluso los empujones son una forma de violencia familiar, tal vez sutil, pero afectan definitivamente la autoestima de los niños y los ponen resistentes al entendimiento, violentos, inseguros y son un ejemplo de cómo resolver los problemas cuando sean adultos. 
 Ten calma, No lastimes la personalidad de tus hijos.




Lindas frases

Frases lindas